Mecanización de la producción de karité

El karité es un árbol del África subsahariana, muy común en la zona de Kanso. Puede medir hasta 15m de altura y vivir tres siglos. Sus frutos, denominados nueces de karité, maduran en mayo, una época en que los alimentos escasean. Estas nueces son ricas en vitaminas y minerales, y contienen una almendra rica en una mezcla de aceites y grasas comestibles que se conoce como manteca de karité.

La manteca de karité es un recurso nutricional básico para millones de hogares rurales de África. También es una sustancia muy conocida por sus propiedades hidratantes, y se usa en muchos preparados cosméticos y terapéuticos para el tratamiento de la piel. Desde el siglo XX existe un mercado de exportación. En las últimas décadas ha pasado a ser un ingrediente muy valorado de los cosméticos naturales más refinados.

Las mujeres de Kanso, al igual que las de muchos poblados subsaharianos, producen manteca de karité para uso doméstico como grasa alimentaria, y para su venta.

El proceso de elaboración empieza con la recogida de las nueces y el descascarillado de las almendras. Luego lavan, secan, trituran, tuestan y muelen las almendras, obteniendo una pasta similar al chocolate. Baten esta pasta añadiendo pequeñas cantidades de agua hasta obtener una pasta de color blanco. Tras cocer esta pasta blanca se obtiene la manteca (o aceite) de karité. Todas estas tareas son muy duras y fatigosas, ya que las mujeres las realizan de forma manual por falta de medios.

Este proyecto consiste en ayudar a las mujeres de Kanso a producir manteca de karité en mayor cantidad y calidad, con el fin de que puedan obtener más ingresos de su comercialización, y con ello contribuir al empoderamiento de las mujeres y al desarrollo del poblado.

 

Para ello, hemos previsto dos líneas de actuación: mecanizar al máximo las tareas de descascarillado y molido, e impartir formación a las mujeres.

Qué estamos haciendo

Creemos que la máquina descascarilladora y la máquina de moler almendras estarán listas para la próxima cosecha de nueces de karité, que empieza en mayo. Hemos optado finalmente por máquinas que funcionan con gas-oil, en vez de energía solar, ya que así son transportables, y de este modo se podrán usar en otros poblados de la zona.

Qué hemos hecho ya

Cómo va este proyecto

Adquiriendo la maquinaria

Lo iniciamos en

Enero 2020

Fondos necesarios

- 18.000 eur para formación, instalaciones y maquinaria

- Pendientes de la posible aportación de ONU Femmes

Actualizado: abril 2020

2016-2019

Las mujeres de Kanso nos piden ayuda para la producción de karité desde que visitamos el poblado por primera vez. Durante estos años estuvimos buscando una colaboración que aportara el know how necesario para emprender este proyecto. Esto llegó con el apoyo de ONU Femmes, la organización de las Naciones Unidas dedicada a promover la igualdad de género y el empoderamiento de las mujeres.

Enero 2020

Nos reunimos con las mujeres y hombres del poblado para confirmar su implicación en el proyecto. En Bamako, nos entrevistamos con ONU Femmes para hablar de su posible participación. Consideraron este proyecto muy positivo para el desarrollo de la economía local. La responsable de ONU Femmes en Mali, Mme. Sangaré, nos dijo que estudiarían la posibilidad de aportar ayuda financiera, además de formación a las mujeres.

Febrero 2020

Estudiamos la adquisición de una máquina descascarilladora y una máquina de moler las almendras. ONU Femmes sugirió que la máquina descascarilladora funcionase con energía solar. No obstante esto encarecía muchísmo el proyecto. La máquina de moler, en cambio, no era costosa.

Ecos de Mali